Espacio abierto a los estudiantes con el fin de ayudarles a desarrollar sus competencias emocionales, personales y sociales, fomentando su actitud positiva hacia el aprendizaje  y la mejora de sus estados emocionales.

Este espacio supone atender a la necesidad de promover dichas competencias entre los niños  jovenes, también llamadas habilidades blandas (softskills), como base para el éxito laboral de nuestras futurs generaciones, según vienen alertando expertos mundiales. (véase aquí).

Trabajamos con las emociones, y ofrecemos recursos para gestionarlas de forma inteligente. Ofrecemos herramientas para desarrollar el autocontrol y regular las emociones y enseñamos a plantear objetivos sólidos y efectivos planificarse, organizarse y automotivarse.

Ayudamos a fortalecer la autoestima, fomentando la importancia del esfuerzo adicional para mejorar cosas que no funcionan.

Trabajamos en equipo, aprendiendo y aportando unos de otros, ofrecemos recursos para ayudar a los alumnos a plantearse objetivos por ellos mismos, lo cual les ayuda a desarrollar su autonomía personal y a responsabilizarse de sus cosas.

Valoramos y trabajamos sobre la importancia de la empatía y el pensar en los demás, de gestionar su tiempo de manera inteligente y les ayudamos a buscar en ellos mismos motivos personales para cambiar y avanzar.

Gente pequeña, en sitios pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo. Y el mundo, ¡necesita a los niños y jóvenes! para hacerlo más humano, más sensible y más feliz.

Podéis consultar resultado de esta experiencia pinchando aquí.

Los docentes que participan en CPH opinan que:

Ha sido un reto poner en marcha el Aula Emocional en el Centro. Supone un complemento a nuestra práctica docente; es una ayuda externa para hacer despertar a nuestros alumnos.

Los alumnos están más tranquilos, con mejor actitud, más participativos y motivados.